Hace ya un tiempo que en el taller estamos utilizando para nuestros proyectos DIY, materiales y herramientas diseñados por Heidi Swapp. Los resultados son maravillosos y en especial la metalizadora Minc, nos ha dado siempre muy buenos resultados. Puedes consultar en este video prueba minc la prueba que realizamos al metalizar una impresión realizada en el taller.

Pero hoy hemos querido dar un paso más y probar el rotulador de tinta que funciona tal y como si el papel lo hubieses impreso en casa.  Aquí está la prueba.

Rotulando con Rotulador Minc

Escogimos un texto sencillo, con una tipografía a mano alzada, sin mucha decoración, y de trazo grueso. Aún así confesamos que resultó muy complicado escribir con soltura, y eso que no imitamos ninguna letra, si no que usamos la nuestra propia.

Puedes observar dentro de los círculos rojos, como el rotulador no hace trazos finos o pulidos. Su punta redonda como de 5 mm de grosor dificulta las líneas finas; además si llevas un rato con el rotulador Minc abierto algunas zonas de su punta dejan de pintar. Y para cargarlo nuevamente es necesario presionar la punta en un trozo de papel y esperar a que baje la tinta.

Mucha tinta poca tinta, quién lo sabe?

El otro aspecto un poco extraño del rotulador minc es la cantidad de tinta que se adhiere al papel, a veces deja grandes cantidades de tinta, sin derramarse, pero que parecen puntos muy brillantes. Nosotros no sabíamos si esta carga extra de tinta estaba aún mojada, así que usamos un secador de pelo durante algunos minutos y no hubo ninguna diferencia.

Puedes ver dentro del círculo la carga extra de tinta seca después de varios minutos bajo el secador con aire.

Confesamos que fue una dura batalla con el rotulador minc parea tratar de hacer un trazo mas o menos decente para que el resultado fuese el esperado.

Varias de las letras, aquellas con mayor grosor resultaron muy difíciles de llenar con el rotulador minc, de hecho parecía que mientras más tinta poníamos menos pintaba. 🙁

 

En los círculos rojos puedes ver esas zonas en blanco, que difícilmente se llenaron de tinta.

Sin saber si debíamos dejar secar durante un día o no, y procurando pasar al menos 15 minutos con el secador de aire, o si debíamos seguir insistiendo con aquellas zonas vacías de tinta, nos pusimos manos a la obra y llegó el momento decisivo de metalizar.

Minc en marcha

Realizamos el proceso de metalización como solemos hacer, encendimos la máquina la calentamos en el número 3 y dejamos que ella realizara esa magia que sabe hacer 🙂

Finalizado el proceso, y mientras retirábamos el resto del papel metalizador, ya se podían notar las zonas sin metalizar. Usualmente la máquina metaliza toda la carga negra de tinta, pero con el rotulador minc, no obtuvimos el mismo resultado.

Nuestras sospechas se hicieron realidad al ver el papel metalizador con detalle, en los círculos rojos podrás ver restos de papel en zonas donde había tinta. En circunstancias normales las zonas donde se ha pegado el papel suele quedar totalmente transparente.

En el papel el resultado es evidente, se ven zonas doradas y otras negras, dentro de los círculos rojos.

Esta primera prueba ha sido decepcionante.

Después de realizarla buscamos algunos tutoriales para intentar solucionar algunos de los posibles errores cometidos, pero  hay poca o ninguna información sobre el uso del rotulador minc.

Conclusiones y suposiciones:

1.- Tal vez la cartulina escogida tenía demasiada textura y eso dificultó que la tinta se pudiese adherir como debía.

2.- Tal vez el rotulador ya estaba algo “viejo”. Aunque lo sacamos de su empaque original y directamente lo utilizamos, si notamos que se secaba con mucha rapidez a debíamos cargar la punta con tinta muy a menudo.

3.- Tal vez la máquina estaba “fría”, quizás deberíamos probar con un número más alto de temperatura para asegurarnos que la tinta tenga el suficiente calor y se pegue bien.

4.- Lo que si es seguro es que no es sencillo escribir con él, su punta es demasiado gruesa. Para trazos al aire o manos expertas quizás va muy bien,pero si tienes que repasar o corregir, no es nada amigable.

Consejo creativo:

Al terminar de usar el rotulador minc, déjalo boca abajo para asegurarte que siempre la punta esté cargada de tinta. Y en nuestro caso decidimos sellar la tapa con celo, pues comprobamos que la tapa no es muy segura y con cualquier movimiento el rotulador se abre, y seca muy rápidamente.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR